miércoles, 15 de diciembre de 2010

Llegaron las Usurpaciones de Tierras

Tres usurpaciones en distintos barrios de Florencio Varela. En San Rudecindo un centenar de personas tomaron una quinta abandonada. Fueron conminadas a desistir. Sin embargo, cuatro sujetos fueron detenidos por no acatar la orden. Son sindicalistas de Sindicado de Vendedores Ambulantes de Quilmes. Ayer a las 19 pobladores de Villa Hudson tomaron tres lotes de un japonés de 84 años, que apareció con la escritura en sus manos. La policía logró, sin ejercer fuerza, desocupar las tierras. Una comisión de vecinos será recibida hoy en la municipalidad. Al cierre de esta edición en Kilómetro 26 desalojaban un campo.




Estaba al caer. No podía quedar afuera Florencio Varela de las usurpaciones masivas de tierras. Y fue ayer, a las 19 horas, cuando se desarrollaba a pleno el acto por el Día de la Policía. Los uniformados salieron como los bomberos del salón del Santa Lucía. La toma era en terrenos lindantes con la avenida Hudson, a la altura del arroyo San Juan, en el barrio La Antena. No era mucha la gente, predominaban las mujeres y varios jóvenes. Pero alcanzó para que la policía desplegara todo su poderío y se quedara en la zona de vigilancia nocturna.

Los “okupas” habían llegado del barrio de Villa Hudson, e ingresaron a las tierras de Seije Maehama, un abuelo japonés de 84 años que a los pocos minutos llegó con la escritura de los lotes en su manos y acompañado de su hijo Shigeharu. Las tierras en disputa se dividen en tres lotes de 50 metros de ancho por 150 metros de largo. La mayor parte de esas tierras son un enorme descampado con yuyales de 2 metros de altura. En el centro tiene su casa Maehama donde vive con dos hijos.

El comisario de la seccional 4ta, Fabián Barrios, fue encomendado por el Jefe Distrital, Oscar Cano, para dialogar con los intrusos. Barrios salió vestido de gala del Santa Lucía para meterse entre los yuyales y solicitar un vocero visible. Un grupo de mujeres se hizo cargo, a falta de hombres que estarían trabajando, de las negociaciones. El policía abrió su teléfono para hablar en presencia de la gente con autoridades municipales.

Al mismo tiempo llegaba la guardia de infantería y el Jefe Distrital de Policía. Barrios lograba el compromiso municipal de una reunión para el día de hoy, a las 10 horas en Obras Públicas. El dueño de la tierra estaba alejado. En la vereda de enfrente. Cano y Barrios fueron a su sin cerco perimetral era caldo de cultivo para una toma. El japonés, con sus 84 años al hombro, dijo que el alambrado fue robado en varias ocasiones. “Creo que esta gente tiene que salir de mi terreno. Yo soy dueño con todos los papeles”, murmuró Maehama y abrió la escritura con fecha de 1972.

“En la esquina está el dueño de la tierra. Esta tierra es privada”, hizo saber Barrios. Cano fue un poco más allá: “No pueden quedarse en este lugar a dormir, como dicen. Tienen que retirarse de la vereda porque vamos a desplegar la guardia de infantería”. Alli se conoció el pensamiento de quienes fueron en busca de unos metros cuadrados de tierra: “Eh, jefe, la presidenta dijo que no va a reprimir a nadie. Si nosotros queremos quedarnos, ustedes no nos van a tocar. ¿Sabe?”

Más claro, agua. La situación estaba planteada. Se abrió una lista para que todos los que se asentaron dejaran sus datos afín de establecer las necesidades. La policía cerraba asi la identificación de quienes llegaron al lugar. Una abuela conmovió con sus lágrimas y reclamos. “Nosotros, los pobres, no tenemos nada. Hay casas hechas en Varela que no se entregan y todos estamos anotados. Nuestra desesperación es mucha, por no tener nada. Queremos quedarnos acá”

Maehama blandía la escritura en una mano y en la otra su sombrero de paja. La Guardia de Infantería se aprestaba para la suyo.encuentro. Le señalaron que la tierra

Publicado por Varela al Día

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada